Portfolio

Nuestros Proyectos

Espacios con valores añadidos

Espacios con valores añadidos

Urbanismo

Vacíos, vaciados y vacantes.

La última etapa de auge de la economía española contó con el sector de la construcción como uno de sus principales motores de crecimiento, llegando a contribuir, entre los años 1996 y 2007, el 20% del total generado por el país. Este progreso también se notaba en la sociedad, entre los que adquirían nuevas propiedades, y entre todos aquellos que trabajaban directa o indirectamente en el sector. Según los datos del análisis realizado por el Banco BBVA, de los más de seis millones de empleos creados en ese periodo, el 23% estaba vinculado con la construcción.

En la actualidad, España cuenta con un considerable número de edificios, viviendas y locales comerciales vacíos, en desuso o desaprovechados.

Observando la situación actual de la avenida, y con el firme objetivo de buscar un mayor progreso y equidad para el barrio, se proponen tres líneas de actuación: 

  • Activación del comercio de proximidad.
  • Utilización de los espacios desocupados que hay en la avenida.
  • Atracción de eventos puntuales que dinamicen el entorno.

 

  1. Activación del comercio de proximidad.

La especial casuística que se vive impide que, tanto propietarios de locales vacíos como posibles inquilinos, sufran grandes problemas para alcanzar su objetivo: los propietarios de locales comerciales en desuso (reformados o en bruto) son incapaces de encontrar inquilinos que puedan hacer frente a los costes que se solicitan; o, dicho de otro modo, la situación actual impide a los emprendedores desembolsar la cantidad demandada para hacer uso  del espacio (uno de los mayores problemas a la hora de iniciar una actividad empresarial).

Apoyándonos en la economía social- compartir en lugar de poseer- y en el modelo win to win-todos ganan-, proponemos un trabajo de intermediación entre propietarios e inquilinos, ayudando a los emprendedores a buscar su espacio de trabajo y proponiéndoles compartirlo con empresas en su misma situación. ¿Por qué abandonar tu idea de negocio o limitar las opciones del mismo cuando puedes compartir el espacio?

Según la consultora PwC, hay un “53% de españoles dispuestos a compartir bienes en un contexto de consumo colaborativo. Este porcentaje, 9 puntos por encima de la media europea (44%), es todavía superior en países en los que la crisis ha afectado con más fuerza, como Portugal, donde se alcanza el 60%”.

Este nuevo modelo de economía abre un mundo de posibilidades a todos aquellos que, a priori, por no tener un gran capital económico, lo tendrían mucho más difícil y, en ocasiones, casi imposible. “Hemos pasado de un mundo en el que sobra de todo a otro en el que la mayoría no puede disfrutar de lo que este siglo ofrece a menos que sea compartiéndolo”.

 

  1. Eventos puntuales de dinamización del entorno.

En otro países como Inglaterra o Australia tratan de poner solución a esta problemática mediante la dinamización de estos espacios con la concesión por parte del propietario, de manera gratuita y temporal, a artistas que empleen estos locales para galerías de arte u otros eventos, dinamizando el entorno, y dando visibilidad a sus espacios, a la vez que ayudan a estos artistas.

 

  1. Utilización de los espacios vacíos.

Como hemos comentado, la avenida de la Cruz Roja está prácticamente colmatada por el tráfico, tanto peatonal como rodado, quedando muy poco espacio (casi inexistente) para la relación y el esparcimiento de los vecinos. Las propuestas de ocupación de solares surgen de la apreciación de esta carencia y se centran, principalmente, en la falta de un espacio de estancia y la posibilidad de ayudar a pequeños comerciantes a mejorar sus condiciones actuales. Proponemos usos temporales, que partan de la cesión por parte de los propietarios de los solares, para un uso público transitorio.

Como consecuencia de la etapa económica en la que nos encontramos, muchas instituciones se ven imposibilitadas para generar las dotaciones y servicios necesarios, encontrando los ciudadanos en el uso de estos solares vacíos la oportunidad de satisfacer sus carencias. Nos hallamos, además, en un momento en el que hay que poner en crisis algunas ideas tradicionales del urbanismo como consecuencia de estas nuevas prácticas que permiten a la sociedad participar e intervenir en la ciudad.

Estableciendo como referencia el Plan Especial de Indicadores de Sostenibilidad Ambiental de la Actividad Urbanística de Sevilla (2007), la ocupación de espacios vacantes privados para un uso público temporal puede ser valorada muy positivamente teniendo en cuenta los siguientes indicadores: 

  • Morfología urbana: disminuyendo la densidad edificatoria y creando zonas de reposo y socialización.
  • Espacio público y movilidad: aumentando los usos del espacio público, dotándolo de vegetación y potenciando la habitabilidad térmica. Además, se trataría de espacios accesibles y concienciados con el predominio del uso de la bicicleta como medio de transporte, favoreciendo el estacionamiento de las mismas. 
  • Complejidad: reflejada en la diversidad de actividades posibles a realizar.
  • Metabolismo urbano: haciendo especial hincapié en el uso de materiales reciclados y renovables en las construcciones necesarias.
  • Biodiversidad: manteniendo la permeabilidad del suelo y reservando parte de la superficie para huerto urbano.
  • Cohesión social: al plantearse como un proceso participativo desde la etapa de diagnóstico de necesidades, ya que serán los vecinos los que decidan el uso final del espacio, garantizando que se trate de un servicio demandado por la ciudadanía.
  • Sostenibilidad: demostrando un cuidado por el medio ambiente.

La crisis económica que está sufriendo el país se ha traducido en un inevitable descenso de ventas del pequeño comercio y, por consiguiente, el cierre de numerosos negocios. Esta situación ha provocado, incluso normalizado, que los carteles de “se vende” o “se alquila”, expuestos en los numerosos escaparates vacíos, nos acompañen durante los paseos por las calles de nuestra ciudad.

Según las cifras que manejaba CODATA en 2012, casi un 15% de los locales comerciales de las ciudades españolas estaban desocupados, el porcentaje más alto de Europa. Esto, unido a los miles de casos de desempleo originados por la crisis, colocó a España, en el año 2015, como el segundo país con mayor tasa de paro de toda Europa (20,8%), duplicando la tasa media del conjunto de la Unión Europea (9%).

Dentro de este marco, Andalucía en general y Sevilla en particular, no se quedan atrás en estas cifras, llegando a tener más de 5.000 locales vacíos producto de la crisis económica.

 

Espacios con valores añadidos.

Para el desarrollo del análisis, hemos tomado como ámbito de estudio la Avenida de la Cruz Roja, en el distrito Macarena (Sevilla).

Esta Avenida presenta una situación urbanística muy favorable para el comercio: amplio acerado, carril bici en toda la vía, un carril amplio de un único sentido para el tráfico rodado, y arbolado abundante. En contraposición, la avenida carece de zonas de aparcamiento, así como de zonas de estancia y esparcimiento para los vecinos. La economía del barrio se ha visto mermada en los últimos años. De los 50 locales que hay en la vía, 26 se encuentran en carga y 24 están vacíos, 5 de ellos sin acondicionar.

 

logo-laurdimbre.png

Defendemos la arquitectura útil

Síguenos

Copyright © 2018 La Urdimbre.